Honrando la Memoria: Cosmovisión Wixárika

Desde la Raíz

El Día de Muertos, para el pueblo Wixárika, representa el retorno transitorio de las almas a casa, para convivir con sus seres queridos y nutrirse de la esencia de los elementos que se ofrendan en su honor.  

En su cosmovisión se llevan a cabo ceremonias sagradas especialmente para honrar a sus difuntos, con duración de una semana.  

El 2 de noviembre, se prepara un altar con alimentos y bebidas tradicionales que disfrutaba en vida el ser querido, para comer en familia, ya sea en casa o en el panteón.  

El altar para el Día de Muertos en la cultura Wixárika representa la venida del difunto del más allá, para poder estar con sus seres queridos y recordar juntos sus momentos en vida. El alma se identifica con la fotografía colocada en el altar y llega con gusto a lavar y secar sus manos utilizando el bule con agua, el jabón y la toalla y así, degustar lo que se preparó en su ofrenda.

A través de las piezas de artesanías que se colocan en el altar, el difunto recuerda su legado y permanece vivo en sus creaciones. Se acomoda su traje típico completo para que pueda sentarse a comer en la mesa, un mantel bordado en punto de cruz, cráneos y jícaras elaborados con chaquira y un morral tejido en telar de cintura, que le servirá para transportar su comida de regreso al más allá.  

Honrando la memoria de nuestros antepasados desde la cosmovisión Wixárika, compartimos y preservamos los saberes ancestrales de los pueblos originarios que forman parte de nuestra identidad cultural comunitaria. 

Compartir en tus redes sociales:
Donar